Prepara tu cuerpo ante posibles lesiones y haz de tus entrenamientos más seguros con la Guía de preparación de la Media Maratón

Prepara tu cuerpo ante posibles lesiones y haz de tus entrenamientos más seguros con la Guía de preparación de la Media Maratón

La entrega semanal de la Guía de Entrenamientos Básicos de la Media Maratón, ofrecidos por Nutrición Selecta, te ayudará a recuperar de forma segura y prevenir posibles lesiones

Las pruebas de resistencia o ultra-resistencia llevan al organismo a una situación de fatiga y cansancio elevado y que, sin un adecuado control, podría afectar negativamente al estado de salud del deportista, una circunstancia más propicia en aquellos corredores noveles o menos entrenados. Por este motivo se debe de tener muy presente las estrategias oportunas para una adecuada recuperación y que no aparezcan problemas o lesiones deportivas, las cuales también pueden estar condicionadas por la alimentación como se comentará a continuación.

Dentro de los problemas alimentación, uno de los principales puede ser el déficit de calcio o hierro, sobretodo en la población de jóvenes deportistas, mujeres, o personas adultas mayores. En este sentido, se podría destacar que debido al gran volumen semanal, mensual y anual de km que llevan los deportistas, puede llegar a repercutir en la calidad ósea de sus huesos, debido al impacto producido durante los entrenamientos y competiciones (que va a depender también del tipo de superficie en el que se realice, duración, y otros condicionantes). Por este motivo, la alimentación a la hora de una planificación dietético-nutricional y deportiva tendría que estar provista del aporte necesario tanto de macro como de micronutrientes, en este caso, vitaminas y minerales relacionados con la densidad y mineralización ósea, como son principalmente el calcio y la vitamina D. El organismo necesita calcio para mantener los huesos densos y fuertes. La densidad ósea baja puede provocar que sus huesos se vuelvan quebradizos y frágiles, lo que puede provocar que ses rompan con facilidad, incluso sin una lesión evidente.

A nivel circulatorio y en relación tanto con el rendimiento deportivo como la salud, otro de los problemas comunes es el déficit de hierro, que en la mayoría de los casos se solucionaría con un adecuado aporte en la dieta, así como unas estrategias para favorecer su absorción. En el caso de que apareciese un déficit, podría llegar a ocasionar problemas de anemia de diferente grado de severidad, en función del mismo. Además, en su combinación junto con trastornos psicológicos en relación a hábitos inadecuados y creencias erróneas en materia de alimentación, en mujeres podría dar lugar a una triada de la mujer deportista (alteración menstruación, trastornos del comportamiento alimentario y problemas en la masa ósea).

Un buen entrenamiento conlleva una gran responsabilidad… ¡Mejor prevenir que “curar”!